Psicoterapia, Formación y Técnicas de Estudio

Centro de Psicoterapia y talleres para el desarrollo personal

Aprende a Aprender es un gabinete de psicología multidisciplinar enfocado a la psicoterapia y el desarrollo personal.

Gracias a nuestro amplio equipo de colaboradores podemos apoyar en los procesos terapéuticos a niños, adolescentes y adultos adaptándonos a las necesidades de las personas con la orientación que más se ajuste a las necesidades del paciente.

Interesados por aprender y compartir experiencias, organizamos talleres temáticos para todos los públicos y cursos formativos para profesionales desde 2011 en diferentes materias, contando con expertos en psicología humanista, técnicas de estudio, altas capacidades, psicomotricidad, intervención social, coaching (inteligencia emocional, PNL,), técnicas de relajación, habilidades sociales y cuentoterapia o "el arte de sanar a través de los cuentos".

Técnicas de concentración y relajación para estudiantes

¿Te cuesta concentrarte cuando estudias? ¿Sientes que no aprovechas todo el tiempo? ¿Te gustaría aprender a poner toda tu atención en los apuntes?

Una vez al mes, nos reuniremos para desarrollar nuestra capacidad de atención y concentración a través de ejercicios y técnicas de comprobada eficacia que nos ayudarán a estudiar más y mejor y así conseguir nuestro objetivo para poder aprobar.

tecnicas de relajacion

GRUPO DE TERAPIA

Manejo de la ansiedad

Dirigido a: Toda persona interesada en mejorar su desarrollo personal y aprender a comprender y manejar sus emociones en situaciones vitales y personales estresantes.

Estrés, Ansiedad y depresión son, junto a las adicciones, los grandes males de nuestro tiempo.

Hacer frente a las demandas del trabajo, los estudios, las facturas, la responsabilidad….

La tensión de la vida actual supone enfrentarse a emociones muy potentes y responsabilidades elevadas. En muchos casos se produce un bloqueo en la toma de decisiones, una crisis frente al futuro que genera sufrimiento y malestar.

El proyecto de vida se ve alterado y es fácil recurrir a sustancias u otros comportamientos no adecuados en busca de algo de paz. Aparecen siempre estrés, ansiedad o depresiones que dificultan en mayor medida la vuelta a la normalidad perdida.

Estrés es el conjunto de reacciones de nuestro organismo que se ponen en marcha cuando percibimos demasiadas demandas para los recursos con los que contamos en un momento determinado.  Si perdura en el tiempo, es fácil que se transforme en ansiedad.  

La Ansiedad es una emoción provocada por una amenaza potencial, real o imaginaria, que se manifiesta con, estrés, síntomas físicos y psíquicos. En principios es una reacción normal del individuo frente a las situaciones de estrés y permite protegerse del peligro, huir o luchar contra las amenazas. Se convierte en problemática cuando está presente de forma constante y cuando no existe una amenaza real que la genere. Entonces aparece preocupación excesiva y un estado difícil de controlar para el individuo que lo padece, acompañada de inquietud, impaciencia, fatiga, dificultad para concentrarse, irritabilidad, tensión muscular o alteraciones del sueño, angustia y malestar físico como presión en el pecho, palpitaciones, sudoración, temblores, sensación de ahogo, nauseas, inestabilidad, mareo o desmayo, miedo a perder el control, a volverse loco o a morir.

La depresión es una enfermedad del estado del ánimo con sentimientos persistentes de tristeza, ansiedad, o vacío, desesperanza y/o pesimismo, de culpa, inutilidad, y/o impotencia que incapacita para concentrarse, recordar o tomar decisiones. Provoca insomnio, fatiga,  falta de energía y  pérdida de interés en actividades, comidas y relaciones interpersonales, sentimientos de inutilidad o culpa y en ocasiones pensamientos e intentos de suicidio.

¿Está sintiendo alguna de ellas últimamente? Si es así,  puede ponerle freno y comenzar a incorporar los cambios para mejorar su calidad de vida.  

¿Qué es la terapia de grupo?

La terapia grupal acerca un espacio que permite al individuo desarrollarse de la mano de personas que están viviendo procesos vitales paralelos. Esto facilita una experiencia de aceptación y comprensión que permite amortiguar los juicios internos que puedan estar ocurriendo en el interior de cada persona. Aspectos como la vergüenza o la culpa inicial de cada individuo, quedan reducidos a su mínima expresión y dejan el camino libre para que aparezcan aspectos propios de la cohesión grupal como la empatía o la asertividad que, a su vez, dan paso a la aparición de la compasión positiva, la aceptación del síntoma o la necesidad de ponerse a favor de la propia experiencia, aspectos necesarios en el camino sanador.