Evaluación e informes

En muchas ocasiones la conducta “problema” es un síntoma que tapa una dificultad en el manejo de una situación, falta de control de impulsos, dificultades que el niño se ve incapaz de resolver por si mismo en  lectura, cálculo o escritura, etc. Cada una de estas conductas pueden ser habituales de la etapa de desarrollo y remiten con el tiempo, pero ¿y si persisten?, ¿porqué nos preocupamos?

Nos preocupamos porque tal vez hemos hecho todo lo que podíamos hacer, aceptamos consejos de familiares, amigos y no resulta, el niño o adolescente sigue igual…¿qué está pasando? En estos casos necesitamos llegar a una comprensión básica de la dificultad y las causa que la mantienen,  no es recomendable actuar siguiendo recetas o consejos.

Por ese motivo se realiza una evaluación en profundidad contando con la posibilidad de elaborar un informe en el caso de dificultades específicas que lo requieran. Este informe permite obtener un diagnóstico imprescindible para elaborar objetivos de tratamiento e intervención ajustados, sin perder tiempo en otras áreas o hacer sufrir innecesariamente con tratamientos prolongados.

 En el caso de adultos también se valora la sintomatología de la persona con pruebas que permiten una mayor comprensión de una situación o estado que les preocupa valorando aspectos de la personalidad, estilos de afrontamiento, grado de ansiedad y estrés, fobias limitantes que impiden una vida "normal",depresión,etc.

En nuestro centro elaboramos informes psicológicos,psicopedagógicos y de lenguaje que permiten valorar diferentes aspectos:

  • Inteligencia general
  • Psicomotricidad (relación del cuerpo con el entorno)
  • Habilidades académicas que descarten dificultades de aprendizaje
  • Comportamiento
  • Habilidades de lectura y escritura ajustadas al nivel de desarrollo 
  • Ajuste emocional
  • Déficit de atención
  • Hiperactividad
  • Valoración psicológica o psicopatológica