Miércoles, 25 Marzo 2015
Mar25

EMOCIONES BÁSICAS (II): LA ANSIEDAD

Categoría // PSICOLOGÍA, VARIA

EMOCIONES BÁSICAS (II): LA ANSIEDAD

La ansiedad

¿Qué es la ansiedad?

Es una emoción que interpreta los estímulos como “potencialmente” amenazantes y funciona como mecanismo de alarma ante un peligro.

¿Por qué le damos una connotación negativa?

La clasificación en negativas y positivas hace referencia a la respuesta que elicitan en el Sistema Nervioso Autónomo, ya que la ira, la tristeza, el miedo y el asco, clasificadas como negativas, se asocian a una fuerte actividad en el S.N. Autónomo en comparación con las positivas.

La ansiedad también se incluye dentro de las emociones negativas.

Todas las emociones tienen una función adaptativa y motivadora.

En el ámbito de estudio médico y psicológico, se suele catalogar  de forma negativa. Se ha estudiado ampliamente tanto en su composición (cognitivo, fisiológico y conductual) como característica interna y psíquica de la personalidad (dimensiones rasgo-estado).

En su  manifestación aparecen primero los efectos cognitivos y después los psicofisiológicos, estos sólo aparecen repentinamente cuando coinciden con niveles altos de ansiedad.

Las situaciones “potencialmente amenazantes” o estresores pueden desencadenar un proceso de Estrés como mecanismo de emergencia que prepara al organismo para la acción en el que se distinguen tres fases (Cannon 1932): 

1.   Alarma: dos fases: 

- Choque: respuesta de ataque o huida

- Contrachoque: reacción de rebote y equilibrio homeostático

2.   Resistencia: el estresor (un problema no resuelto, convivencia con un fumador, cuidar a un enfermo, discusiones familiares, etc.) se mantiene en el tiempo y se siguen manteniendo altos niveles de activación fisiológica.

3.   Agotamiento: no se pueden mantener los altos niveles de activación y el organismo se agota.

Fases de la ansiedad

La ansiedad junto a otras emociones entra dentro de estas fases influyendo en la interpretación que hace el sujeto sobre sus propias capacidades y los recursos que tiene para afrontar la situación. 

La respuesta fisiológica de activación simpática  típica en los estados de ansiedad se manifiesta en: 

-      Aumento de la frecuencia cardiaca

-      Aumento de la presión sistólica y diastólica

-      Disminución de secreción salivar

-      Aumento del diámetro de los bronquiolos

-      Secreción de adrenalina y noradrenalina y consumo de glucógeno.

 Se relaciona fundamentalmente con: 

·         Dolencias asociadas con dolor agudo y  crónico. Se da fundamentalmente en episodios de dolor agudo y crónico en las personas con altos niveles de ansiedad, ya que los mecanismos que disparan la ansiedad como hipervigilancia al dolor, evitación y escape provocan más percepción e intensidad en la sensación de dolor.

Ejemplos: Fibromialgia, cefaleas, artritis reumatoide…

·         Actividades cognitivas, interfiriendo en la concentración y la memoria.

·         Trastornos de ansiedad (fobia, obsesivo-compulsivo, tr. Ansiedad generalizada, tr. Pánico, etc.)

·         Trastornos del estado de ánimo (Depresivos y Bipolares)

·         Trastornos cardiovasculares (hipertensión arterial, arritmias, cardiopatías, etc.)

Si sentimos ansiedad puntual o continuada (proceso de estrés) ante una situación o estímulo es MUY conveniente “pararse a escuchar” lo que nuestros pensamientos, nuestro cuerpo y nuestra conducta quieren decir.

 

Autor: Angelina López Pardo

COMPÁRTELO