Viernes, 27 Enero 2012
Ene27

¿TIENES UN EXÁMEN MAÑANA?

Categoría // TÉCNICAS DE ESTUDIO

Cuando no queda nada para un examen, y sentimos que “nos pilla el toro”, podemos tener un cúmulo de sensaciones y pensamientos que nos ayuden o dificulten el estudio.El estrés que nos provoca la situación es bueno si genera una activación óptima, es decir, estamos alerta ante la situación de evaluación y nos da la energía y motivación (aprobar) para estar más concentrados y cumplir nuestros objetivos.

Si eres de los que se pone en lo peor (no me va dar tiempo, seguro que suspendo, con mi suerte seguro que me cae lo que no me sé…) es muy probable que tu interpretación de la realidad sea errónea o exagerada y es fácil que te sientas mal y actúes en consecuencia con nervios, bloqueos, etc.
Si la situación es preocupante es necesario trabajar esas ideas con ayuda mediante técnicas como la reestructuración cognitiva, la relajación y la parada de pensamiento.

No debemos olvidar que el examen es un paso más dentro del proceso de estudio y para llegar bien necesitaremos haber hecho antes los pasos adecuados, planificar el tiempo y actividades desde el primer día, aprovechar las clases, hacer esquemas, aplicar técnicas de memoria, hacer repasos, etc.

Si no hemos hecho uno o la mayoría de esos pasos que no cunda el pánico, no somos los peores estudiantes del mundo porque la situación tiene  que hacernos valorar lo que deberíamos mejorar, pero necesitamos soluciones como sea

-    Es importante elegir los temas con más posibilidades de caer:

  • Lo que da importancia el profesor.
  • Temas que resumen otros.
  • Ejercicios o problemas tipo.
  • El último tema muchas veces cae porque los profesores han de justificar que han llegado hasta ahí.

-    Repasar al menos una vez los temas que has estudiado antes de irte a dormir es preferible que meterte en profundidad con temas nuevos que no te dará tiempo a trabajar bien.
-    Al menos leer todo antes.
-    Dormir lo suficiente para estar descansados.
-    Tener en cuenta nuestro ciclo biológico de sueño, hay personas que están agotadas por la noche y otras muy activas.
-    Practica con exámenes anteriores parecidos a lo que puede entrar.
-    Estudia antes los temas que te faltan que están en esquemas o powerpoint, son más llevaderos. Los colores y las imágenes tienen más peso en la memoria que las palabras.  
-    No abusar del café u otros estimulantes…cada uno conoce sus límites.
-    Hacer respiraciones profundas, ejercicios de estiramiento o una relajación antes de irse a dormir.
-    Descansa cada hora u hora y media (5 o 10 minutos)
-    Es bueno repasar antes de dormir, el sueño afianza el aprendizaje.
-    Universitarios: teniendo en cuenta el número de convocatoria, es útil conocer y analizar bien la prueba aunque no te lo sepas.
-    Si no dormimos las horas adecuadas se verá alterada nuestra concentración y la memoria nos puede jugar malas pasadas.
-    Descansa un rato si puedes o haz algo relajante el día antes y después.

Pase lo que pase siempre debemos valorar nuestra ejecución antes y después:
-    ¿Me ha salido bien?... ¡genial!..¿Qué es lo que he hecho bien?
-    ¿Me ha salido mal?... ¡qué rabia!..¿Qué ha pasado?, ¿puedo ver el examen?, ¿qué debo cambiar y mejorar?. Se justo con tu enfado.

En caso  de necesitar técnicas de estudio, podemos ayudarte a mejorar eficacia y rendimiento. Si esto tampoco da resultado la dificultad puede que tenga que ver con algo personal que nos  mueve a repetir una y otra vez lo mismo (estudiar a última hora, hacer actividades alternativas más interesantes, etc.) a pesar de los intentos por dejar de hacerlo. Estos hábitos de comportamiento aprendidos se pueden reaprender para adaptarlos a las necesidades personales mejorando autoestima, concentración y eficacia con un profesional.

 

COMPÁRTELO