Artículos etiquetados con: técnicas de estudio

Jul11

ANSIEDAD ANTE LOS EXÁMENES

Categoría // TÉCNICAS DE ESTUDIO

Un examen es una situación de prueba o evaluación ante la que es frecuente experimentar miedo y nervios en la infancia, adolescencia y vida adulta. La angustia acompaña al hombre en el curso de su existencia de manera natural y surge ante acontecimientos específicos como medio evolutivo de defensa.

Algunos miedos son más específicos del adulto (agorafobia) pero casi cualquier estado de ansiedad puede iniciarse en los primeros años de la vida.

“Sentimos una angustia excesiva cuando un evento determinado o situaciones que relacionamos con el mismo nos llevan a revivir situaciones pasadas, es desproporcional respecto a su causa, tenemos síntomas físicos y pensamientos poco adaptativos y nos mantiene en un estado general o momentáneo de activación inadecuado que afecta a nuestro rendimiento intelectual y comportamiento.”
J. Vallejo Ruiloba

Por esa y otras razones resulta de vital importancia evaluar nuestra situación frente al estudio y lo que hacemos antes, durante y después de un examen, conocer las causas y los mecanismos de pensamiento y conducta por la cual puedo “quedarme en blanco” y paralizarme en la realización de la prueba o equivocarme de pregunta a pesar de haber hecho un proceso de estudio adecuado.


Nuestro estilo de afrontamiento determina en gran medida la forma de sentirnos antes y después de una situación estresante, por eso no debemos olvidar que podemos aprender a manejar los pensamientos negativos y recurrentes que me hacen perder seguridad frente al estudio con un buen conocimiento de nuestras fortalezas y aspectos que debemos mejorar con técnicas como la reestructuración cognitiva, el control de la respiración y entrenamiento en relajación.

 

Ene27

¿TIENES UN EXÁMEN MAÑANA?

Categoría // TÉCNICAS DE ESTUDIO

Cuando no queda nada para un examen, y sentimos que “nos pilla el toro”, podemos tener un cúmulo de sensaciones y pensamientos que nos ayuden o dificulten el estudio.El estrés que nos provoca la situación es bueno si genera una activación óptima, es decir, estamos alerta ante la situación de evaluación y nos da la energía y motivación (aprobar) para estar más concentrados y cumplir nuestros objetivos.

Si eres de los que se pone en lo peor (no me va dar tiempo, seguro que suspendo, con mi suerte seguro que me cae lo que no me sé…) es muy probable que tu interpretación de la realidad sea errónea o exagerada y es fácil que te sientas mal y actúes en consecuencia con nervios, bloqueos, etc.
Si la situación es preocupante es necesario trabajar esas ideas con ayuda mediante técnicas como la reestructuración cognitiva, la relajación y la parada de pensamiento.