Orientación para padres

Trabajo con los padres y el niño o adolescente en sesiones semanales o mensuales, abordando las situaciones de conflicto en la familia y el colegio,  ante una situación que preocupa o angustia a los padres. Escucho al niño e interpreto su juego, trato con el chico y veo como se relaciona con padres, amigos y profesores.Para orientar  hace falta un motivo, normalmente los padres acuden a las sesiones de orientación porque están preocupados o enfadados, están “bloqueados” en la relación o han “cambiado” a su hijo al que no entienden y no funcionan castigos o recompensas que en otra ocasión lo hacían, también por temor a que repita curso o en ocasiones por un diagnóstico que les preocupa.

 

Razones para una orientación:
  •  Vuelve a tener una conducta superada (hacerse pis, chuparse el dedo, rabietas, etc.)
  • No se como hacerle entender normas o límites.
  • Le veo triste y apático en casi todas sus actividades (deporte, amigos, familia, colegio)
  • Demanda del colegio por falta de motivación, despiste, conductas molestas en el aula o con los compañeros, etc.
  • Mi hijo ya no es el mismo, no me escucha, ni hace caso.  
  • El colegio de mi hijo no cumple mis expectativas
  • Búsqueda de autonomía en el hábito de estudio. “Si no estoy muy encima no hace nada”
  • Diferencias que generen malestar en el estilo que  tiene la pareja o personas encargadas de la educación para decidir y  aplicar normas, conductas, premios, castigos y límites. 


Las etapas vitales nos hacen protagonizar nuestra vida como hijos, hermanos, amigos, padres, abuelos, tíos, compañeros de trabajo y estudio, etc. Aprendemos de nuestros modelos, el estudio, la experiencia y equivocándonos. Nos gustaría dar a nuestros hijos al menos lo mismo que nosotros disfrutamos y el choque con lo que vivimos en el pasado y el momento actual hace que pensemos que ahora es diferente, cuando en realidad tenemos las mismas dudas que tuvieron nuestros padres al educarnos, ¿lo estaré haciendo bien?,¿porqué no me cuenta nada?, ¿me estaré excediendo con el castigo?.

Como hijos sabemos que todas estas preguntas correspondían a nuestros padres y que normalmente un niño de 7 años no se plantea si el castigo es excesivo y porqué, pero sí se enfada y puede que en ved de obedecer, grite, patalee y llore sin pensar en las consecuencias. Nuestros hijos encuentran diferentes formas para expresar lo que les pasa dependiendo de su personalidad y familia.

En una separación o divorcio los niños se enfadan o angustian y también pueden tener conductas que ya habían superado, por ejemplo, hacerse pis en la cama o chuparse el dedo.

Un niño desatento puede tener motivos diferentes, falta de interés, preocupación por otras cosas, dificultad para entender, es una persona que se desarrolla y necesita “escribir” su historia, no les condicionemos con “etiquetas” incorrectas o miedos y preocupaciones que son nuestras.

Actualmente la situación de las familias está expuesta a cambios para los que nadie las ha preparado:

  • Influencia de los medios de comunicación
  • Redes sociales como tuiter o face book, medios de relación que ayudan en la comunicación pero nos impiden ver el “efecto” de lo que decimos o compartimos y entender lo que el otro quiere decir.
  • Facilidad para vivir con la pareja y  separarse.
  • Exigencias profesionales, sociales y personales que hacen necesaria una formación continúa más allá de los primeros estudios.
  • Ante el fácil acceso a la información y nuevas tecnologías, es necesario que nuestros profesores y formadores estén más preocupados por ayudar a los estudiantes a construir de manera autónoma y crítica su propio conocimiento que por "enseñar" (explicar-examinar) unos conocimientos que tendrán una vigencia limitada.


Estas y otras razones en ocasiones nos llevan a “desesperarnos” por querer llegar a todo, nos falta  tiempo y recursos, llegamos agotados a casa y sin ganas de “lucha”, en un estado de ánimo en el que las buenas intenciones y la teoría son más difíciles de aplicar, afortunadamente existen medidas y pautas sencillas que nos ayudaran en la importante tarea educativa que tiene la familia y acompañará a nuestros hijos en su vida.